Cómo elegir y preparar correctamente tu shisha

Chico fumando en Shisha
Hoy por hoy, hemos de reconocer que las Shishas están por todas partes. Podríamos decir que las shishas – o cachimbas, como también se las conoce – están de moda. Antes de seguir, si lo que quieres es hacerte con una, la mejor cachimba para comprar la encontrarás en una tienda especializada, no en cualquier tienda de regalos.

Cómo usar una shisha

Para usar tu shisha, tendrás que abrirla y llenarla con agua, si es posible fría, o puedes añadir unos cubitos de hielo, que le darán una frescura muy agradable en las calurosas tardes de verano. Tendrás que llenarlo sobre el tubo, que es por donde pasa el humo. Este humo necesita filtrarse a través del agua para enfriarse. Cuanta más superficie cubierta de agua tenga que pasar el humo, más fresco estará. Esto significa que los bongs más grandes tienden a producir más humo puro y más fresco. Si tienes una cachimba pequeña, tendrás que utilizar agua muy fría para que sea capaz de refrigerar bien el humo.
Llena el tazón de la parte superior con lo que quieras fumar; el tabaco aromatizado es una excelente elección. Asegúrate de no prensarlo demasiado ya que el humo necesita ser capaz de bajar a través de los agujeros y si está demasiado lleno y tupido puede bloquearlos.

¿Qué puedes fumar con una shisha?

Uno de los mayores placeres a la hora de disfrutar de una buena cachimba es el tabaco de sabores, que viene con una mezcla de fibras de caña, melaza, azúcares y aditivos utilizados para darle, precisamente, su sabor. Este «tabaco» no contiene tabaco ni nicotina en absoluto, lo que significa que no contiene sustancias aditivas.
Hay que tener en cuenta que para utilizar este tabaco de sabores, tendrás que usar carbón para quemar, a diferencia de un bong.

¿Cómo se enciende una shisha?

Con el fin de utilizar correctamente el carbón, cubrir el recipiente con papel de aluminio (con el tabaco en el interior) y luego hacer pequeños agujeros en la parte superior utilizando un perforador. Esto permite que el calor del carbón pase a través de los agujeros hasta el tazón.
Si usas una cubierta de metal, no tendrás que usar papel de aluminio, que puede agotarse y que puede ser un problema, en el caso que no dispongas en casa, por ejemplo, un domingo por la tarde. Todo lo que tienes que hacer es limpiarlo y dejarlo secar – estará listo para usar de nuevo en poco tiempo.
Necesitarás un par de puntas para agarrar el carbón, ya que estará al rojo vivo cuando esté en uso. Tratar de calentarlo con un encendedor es toda una pérdida de tiempo; tomará mucho tiempo y no se encenderá correctamente. Puedes calentarlo fácilmente con una antorcha, un calentador de gas o, en el caso que dispongas de una cocina no muy moderna, en los propios fogones.

También puedes usar un tazón doble, que te permite combinar dos sabores diferentes y así crear experiencias únicas. Hay un montón de opciones, por lo que te recomendamos probar diferentes mezclas y averiguar cuál te gusta más.
Tendrás que asegurarte de que las mangueras estén completamente conectadas – si entra algo de aire a través de alguna junta o poro no podrás conseguir un arrastre lo suficientemente fuerte para que el humo llegue a tus labios.

La shisha viene con válvulas de aire en las mangueras. Si las desenroscas verás una pequeña bola dentro que actúa como un filtro. Dependiendo de lo apretado que esté atornillado este filtro, el flujo de aire será más o menos intenso.

Si lo deseas, puedes fijar una articulación a este agujero con el fin de dar a tu cachimba un toque especial. Ten en cuenta que vas a fumar súper rápido y el humo producido no va a ser enfriado por el agua. Esta combinación de humos, el humo más fresco y el más caliente, causa una sensación bastante interesante y los sabores se combinan espectacularmente. También produce un efecto bastante intenso, así que mantén un ojo en esa articulación.

Higiene y cuidados

Siempre es una buena idea usar una boquilla cuando se fuma, ya que las shishas tienden a tener boquillas metálicas que no saben demasiado bien. También es mucho más higiénico cuando se fuma con amigos – cada persona debe tener su propia boquilla – y no son un elemento demasiado costoso. Si cada uno tiene su propia boquilla, puede fumar cómodamente sin estar en contacto con la saliva de nadie más, algo especialmente indicado en estos tiempos influenciados por la pandemia de Covid-19.

Una vez que hayas terminado de usar tu cachimba, tendrás que desmontarla y limpiarla correctamente o la próxima vez que lo uses, puede que no tenga ese sabor tan agradable. Si la limpias mientras todavía está caliente, será mucho más fácil que cuando se haya enfriado. Si no tienes ganas de limpiarla después de usarlo, puedes hacerlo al día siguiente usando agua caliente o alcohol y un poco de sal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *